EL VALOR DE LA OBEDIENCIA…